Wednesday, 16 November 2011

Carta Anímica

     
     Antes que nada debo comenzar esta carta avisándote que, así como hace cosa más de una hora estoy, y seguramente escriba todas estas futuras, al vos leerlas presentes letras, escuchando esta canción.

Christian Brothers by OSI on Grooveshark

     Pensar que me escribiste en Agosto y sentías congoja por haberte demorado unos días en responder. Qué diré ahora ya casi luego de tres meses? Nada, bien sabes que no diré nada.
     Días, semanas (vuelvo para atrás y digo horas, minutos) meses duros. No puedo, por más que me encantaría, negarlo. Han sido momentos distintos a cualquiera que haya vivido, (quiero tan sólo encapsular un poco las cosas cambiando de adjetivo porque que fueron malos fueron malos, sin dudas, pero también lo fueron buenos. Así que sí, pongamos el adjetivo distinto sobre la mesa, al menos no duele tanto; se deja leer sin sobresaltos) Y hablando de mesas, estantes y cosas por el estilo, a mi izquierda, cosa de setenta centímetros, una pila con siete libros de Murakami que leí de un tirón hace no más de dos meses. Hoy ya no tengo mucho que decir de ellos. Al frente, entre la pantalla y yo otra pila de libros, en este caso todos dicen Kerouac y están apilados de forma horizontal y el de más arriba, color rojo que dice los subterráneos alcanza a tapar la parte inferior derecha de la pantalla; No me deja ver la hora. Y qué hora será? Importa acaso? Me sigo engañando, como si saber la hora cambiase algo, o como si ella misma por sí sola implicase algo; Ahora mismo, no lo importa, nada. Y quizás no lo hayas leído a él, pero sé que si no lo hiciste tu personalidad de viva intriga vencerá y lo harás (y de esto me alegro porque me ahorro de explicar algo que ni me animo a hacer)
     Creo que si fuese una persona más entregada a los vicios la habría pasado mejor, o al menos no tan mal. Y soy un tonto occidental, y todo es costo-beneficio y estoy contento de no estar muerto (podrías decir entonces que ando un tanto más fuerte). Pero algunas cosas quedan marcadas, a fuego, en algún lugar remoto el cual nunca abandonarán, cosas que siempre estarán presente en nuestras mentes. Si te digo que intenté suicidarme estaría mintiéndote (creo, tuve unos sueños muy confusos), pero si te digo que pasé los momentos más duros y miedosos no estaría faltando a la verdad. Pasé sin dudas los días más oscuros de mi vida.
     Fueron días que desembocaron en arte, podrás, creo yo, imaginar qué arte, porque claro, no es sorpresa alguna que un artista cree sus obras más destacadas desde las penas mas hondas. Pero no quiero hablar de eso, de ese arte, realmente no. Espero sepas entender. Pero sí quiero hablar de otro arte, del de otros. Porque así como me crucé con Leo y su pandilla me crucé con Bertolucci y su Dreamers. Querida (si fueras varón te diría Viejo) qué película, qué mensaje, me dejó en el piso (y cuidado que es bien difícil dejar en el piso a alguien que, aunque sea momentáneamente, no lo tiene) Y todas estas cosas que te nombro me dejan pensando, quizás más de la cuenta pero para cuando tomo consciencia de esto ya es tarde, y ya pensé, y ya sentí y no hay vuelta atrás. («Existe un punto donde ya no hay retorno, ese es el punto que hay que alcanzar» son las palabras de Kafka y creeme que ahora mismo él es mucho más creíble y estable que yo. Pero aún así desconfío porque en este caso, en el mío, no estoy muy seguro de que ése sea el punto que yo deba alcanzar) En fin, intentaré explicarme; Esos libros con esas historias, esa película, mi mente, las posibilidades, las cosas que sí, pero por sobre todo las cosas a las cuales dije que no, las que no probé, las que no me animé. Todo ello me deja pensando; No será mejor salir e intentar la vida? Vagabundear, ser un subterráneo, vivir al límite a cada momento (y cuando digo vivir al límite realmente quiero decirlo; vivir al filo). Pero esas cosas no se prueban a medias, se hacen o no se hacen. Y hacerlas entre otras me llevaría a dejar mi trabajo bien pago con tan poca carga horaria. Me alejaría de esa suerte de círculo protector que rodea mi vida y que me protege (y qué iluso soy diciendo estas palabras, justo en este momento de mi vida!). Porque mi madre en conjunto con el mismísimo mundo se encargaron de que todo me sea, por así decirlo, fácil, pero soy yo el que no quiere las cosas fáciles, el que se jacta de complicar todo, el que no conoce a veces los límites hasta que al girar de pronto la cabeza ve que la muerte anda cerca, y ahí abre los ojos y dice «No, mejor no». Y lo pienso, y lo siento, y no, y sí, y vuelvo a preguntarme si esa vida de derroches personales y escasez material no es mejor que esto? Porque esto... 
     Claramente yo soy ese que, de modo silencioso y particular (y también aclararé que no con mucha frecuencia), al sonreírle a una mujer le dice ven aquí, a mi lado, te quiero aquí... Soy tan despreciable cuando tengo puesto mi disfraz de ser humano. La verdad es que ellas deberían leer algo como no me cruces, es enfermo lo que quiero. Y me compongo y digo que no las lastimaré, que no me lastimarán y vuelvo a sonreír y vuelvo a lastimar y me vuelven a lastimar. El amor es algo hermoso, según dicen, pero hoy no tengo nada de hermoso, hoy no soy hermoso.
     Y quizás algún día yo sea una fábula y te preguntes y le muestres a unos pocos, (o quizás al mundo entero porque cuando uno abre las puertas del todo generalmente son los menos los que terminan entrando y así, en una suerte de dudosa y milagrosa coincidencia son ellos mismos los que debían en una primera instancia caer; Claro está, porque les servirá de algún u otro modo el dolor ajeno, a través de en este caso letras) el entusiasmo y las ganas que siempre puse al escribirte. Y te preguntes ahora y siempre por qué? Soy para vos sin dudas, aún en los momentos más dadivosos, un extraño. Alguien a quien jamás se podría adivinar aun mirando, aun leyendo, aun sintiendo. La vida es un regalo, no lo niego. Pero para esos que ven las cosas de forma distinta (o como hoy a mí me gusta decir, «subterráneos») puede ser muy dolorosa. Eso de dejar todo y jugársela entera como si fuera el último instante es una forma de vida, un lema del cual jamás he de arrepentirme. Pero... No, me detengo aquí, para qué seguir con las palabras? para qué intentar explicarte que al vivir así todo es más intenso, que lo bueno es súper-bueno si realmente yo ahora sólo quiero enunciar que al vivir así lo malo es desorbitante-, aglomerada-, espeluznante-, -mente terrible. Para qué intentar explicar algo que ya sabes, para qué? 
     «No te parece maravilloso saber que se acerca el invierno... Y que la vida será un poco menos agitada, y tú estarás en tu casa escribiendo y comiendo bien y pasaremos noches tan agradables el uno envuelto en el otro; Y ahora estarás en tu casa, descansando y comiendo bien porque no debes entristecerte demasiado... Y yo me siento mejor cuando sé que estás bien. Escríbeme cualquier cosa. Porfabor mantente bien. Tu amiga. Y todo mi cariño. Y oh. Y cariños para ti. Porfabor»
     Me encanta leer, me gusta mucho escribir, pero querida lo mío es la música. Lo que siento cuando algo encaja, lo que ahora mismo siento con esta maldita canción es único, divino, ni la mejor mujer de mi vida me lo hizo sentir. Y no voy a caer en estúpidas comparaciones, pero si recalcaré esto; Lo mío es la música.
     Y si quien creó esta canción no hubiera escrito tan pesado, y si esa historia, ese libro no hubieran terminado como terminaron... Y si esto, y si lo otro... Todos supuestos que no sucedieron, y la única verdad es esta, la que me encuentra con la cabeza hundida entre las manos. Va a ser una madrugada larga, lo sé. Creo que es hora de decir adiós. 
     Sí, me despediré.
     Me despido.


William S. Burroughs and Alene Lee in Manhattan

PD. Te dejo una fotografía de regalo, porque cuando el amor no sale, duele.

7 comments:

  1. Un artista crea sus mejores obras basándose en sus más profundas penas...(increíblemente cierto)

    La frase final es, sin duda, la más perfecta de todo el texto, y la misma que encierra dentro de sí, todo el significado del escrito, el título y todo lo que encierra.
    Convertirse en una fábula...cuantos riesgos correríamos con eso!, pero que perfecta comparación que hiciste.

    Y por último, alguna vez, algún día, cuando fuera, aunque sea solo por un ratito, quisieta quitarme mi disfraz de ser humano

    Escribís perfecto.
    Haces que cada texto parezca ser parte de un mismo libro, o imaginar que cada historia es real y lo único que haces es sentarte y regalarle otra forma de vida.
    Sea lo que sea.
    Gracias.

    Es un placer leerte!

    ReplyDelete
  2. Cada vez que leo este tipo de cosas que salen de esa cabecita en plena lucha con el corazón, pesando y sintiendo, sintiendo y penando, me remonto al secundario cuando en literatura leía cosas increíbles y me era inevitable tomar apuntes, resaltar y sobresaltar algunas frases...
    "Encapsular las cosas cambiando el objetivo... Seguirse engañando... las cosas que quedan marcadas a fuego... que algo te deje en el piso cuando sentís que a veces no lo tenes... pensar, sentir que no hay vuelta atrás... el dilema entre el circulo que nos protege y vivir al filo, al limite... lastimar, ser lastimado, tener dias en los cuales nada es hermoso, ni uno mismo, y menos con el disfraz de humano... que el dolor ajeno sirva de alguna manera... el dolor de la vida en los subterráneos...

    Definitivamente hay madrugadas que son largas, definitivamente cuando el amor no sale, duele...

    Y mas allá de todo, y mas acá de nada, poder ordenar algunas pilas de libros, algunas montañas de sentimientos, algunos supuestos sin importancia, o con la importancia que supuestamente tienen... Todas esas cosas, con todo el tiempo que sea necesario, en la hora que ya no engaña, cierra aunque sea un circulo que no se si protege, pero alivia. Decir adiós también es necesario, porque permanecer a veces duele tanto como cuando el amor no sale.

    Y sí, "la unica verdad es esta, la de hoy".

    Por mejores madrugadas! Beso!

    ReplyDelete
  3. Demasiadas palabras hermosas y frases que me llegaron muy adentro...reflejaste tantas sensaciones, tanto vacío tan genialmente que no me queda nada por decirte. Simplemente que el valor a veces nos falta, pero ahí está, latente. Quizás algún día sea posible dar ese primer paso a esa otra vida. Saludos daniel! te leo como siempre :)

    ReplyDelete
  4. Siempre que llego aquí salgo... no se definirme... los mas hermosos y reales textos como siempre!

    Sin palabras.

    ReplyDelete
  5. Siempre que llego aquí salgo... no se definirme... los mas hermosos y reales textos como siempre!

    Sin palabras.

    ReplyDelete
  6. Te leo y pienso en lo aburrido que es mi novio.
    Pero seguramente es como dice el dicho... lo que resulta o parece muy bueno termina durando poco, porque es frágil "demasiado bueno para ser cierto"... y quizás para una estabilidad o algo duradero haya que bajar un poco el fuego, las pretensiones, los sueños.

    Saludos, increíble el escrito.

    ReplyDelete
  7. Che es como que escribieras lo que pienso. Si es momento de conocer gente nueva y darse cuenta que sufren como yo y esa angustia les genera arte al igual que a mi y todo es tan yo lo que decís y nada, me encantó.

    ReplyDelete