Wednesday, 31 August 2011

Sputnik, Sweetheart


     
     Si algún extraño en la calle me preguntase de sopetón por algo lo cual anduviera en mi cabeza estos últimos tiempos sin dudas debería de nombrar; Haruki Murakami. Si me preguntase luego acerca del por qué de mi elección debería yo de responder algo así:

"Quizá todas las cosas ya estén perdidas de antemano secretamente en algún lugar remoto. Al menos existe un lugar tranquilo donde todas las cosas van fundiéndose, unas sobre otras, hasta conformar una única imagen. A medida que vamos viviendo no hacemos más que descubrir, una tras otra, como si tirásemos de un hilo muy fino, esas coincidencias. Cerré los ojos e intenté recordar el mayor número de cosas bellas perdidas. Intenté retenerlas en mi mano. Aunque sólo fuera un instante."

     No podría haberlo creído si me hubieran dicho cuarenta y ocho horas atrás que mis ojos desprenderían tantas lágrimas con un libro de él.

3 comments:

  1. Me pasó algo parecido con ese autor cuando me lo recomendaron.
    After Dark era el título elegido.

    Elegiste un párrafo muy bueno, y conmueve demasiado, si se identifica uno con eso.

    ReplyDelete
  2. No puede ser mejor, no puede ser mas acorde... You Know! Besos!

    ReplyDelete
  3. «Es diferente de Shimamoto», pensé. «No me da lo que Shimamoto me daba. Pero es mía y quiere ofrecerme todo lo que puede. ¿Cómo podría hacerle daño?»
    Entonces no lo sabía. No sabía que era capaz de herir a alguien tan hondamente que jamás se repusiera. A veces, hay personas que pueden herir a los demás por el mero hecho de existir.

    Recordé ese pasaje, que también me encantó.

    Saludos.

    ReplyDelete