Wednesday, 19 May 2010

Por Sentado

Desde chico me preguntaban que sería de mí con los años. Qué era lo que yo quería hacer de mi vida. A medida que pasó el tiempo me dí cuenta que el arte era lo que realmente me llenaba, lo que me hacía vivir de manera distinta, de manera mejor.
- Quiero vivir del arte, pero no me interesan los millones ni la fama. Si me ofrecieran un plato de polenta todos los días aceptaría por el solo hecho de vivir haciendo lo que amo, el resto no importa- contestaba yo para ese entonces. Estaba muy conforme con mi respuesta. Solo quería vivir rodeado de eso que me hacía feliz sobremanera. Sin embargo para mucha gente esto era simplemente un miedo escondido o para otros el arte no era un medio de vida sino un escape barato para gente loca y sin razón. A todos ellos, simplemente les daba la espalda.
Con el correr del tiempo me fui cruzando con una nueva camada de gente que realmente admiraba y disfrutaba de mi respuesta. Estaban de acuerdo, era gente apasionada, que intentaba vivir lo que amaba y para los cuales transitar la vida de esa forma era digno de un alma refinada. Me convencí durante todo ese tiempo que esa gente era la que realmente yo necesitaba a mi lado. Gente que apoye mis pensamientos y que tirara para el mismo lado que yo. Mas plena fue aún mi felicidad cuando descubrí que mi madre, el ser que mas me protegió y amó estaba dentro de este grupo de gente. Siempre alentando y apoyando mi pensar y accionar.

El tiempo volvió a pasar, como una nueva temporada, cuando me di cuenta que esa gente tampoco servía. Ni siquiera mi madre a la cual no podía atribuirle mucho mas que las puras ganas de verme feliz. Me di cuenta de esto con solo unas pocas palabras de esa persona que aquel día estaba en frente de mí: "Perfecto, si te ofrecen una comida básica dejarías todo de lado y vivirías solo con lo que amas. Realmente perfecto, pero incompleto ya que eso solo demuestra tu amor por el arte. Deberías a esta altura enfrentar la realidad y saber que absolutamente nadie va a ofrecerte ese plato de polenta. Vos por tu cuenta vas a tener que ir a ganártelo".

9 comments:

  1. Gran reflexión. A veces nos conformamos con poco creyendo que está bien.
    De todos modos es el sueño de todos vivir de lo que nos gusta. Yo diría que es un deseo universal.

    Besos

    ReplyDelete
  2. Yo creo que está bueno rodearse de ambas clases de personas, de las que tiran para el mismo lado que vos y de las que tiran para el otro lado también. Porque sino no hay equilibrio. Y podrías estar equivocándote y no enterarte nunca, o darte cuenta tarde.
    Siempre es bueno escuchar ambos argumentos, no darle la espalda a ninguno.

    ReplyDelete
  3. Conozco a un par de personas así. Ese par está compuesto por alguien muy cercano a mí y yo misma. Tarde nos dimos cuenta que nadie será nuestro mecenas. Qué mierda, ¿no?

    ReplyDelete
  4. Conozco a un par de personas así. Ese par está compuesto por alguien muy cercano a mí y yo misma. Tarde nos dimos cuenta que nadie será nuestro mecenas. Qué mierda, ¿no?

    ReplyDelete
  5. Creo que nunca es tarde. Si miras al rededor vas a ver miles y miles de personas que están del otro bando. No creo que haya un correcto y un equivocado. El error creo que se da si una vez que nos damos cuenta de esto, nos pasamos lo que nos queda de vida despotricando acerca de todo el tiempo que perdimos.

    Sea tarde o bien tarde, una vez que se abren los ojos hay que usarlos pertinentemente.

    ReplyDelete
  6. Wow, qué fuerte que te digan eso. Da para pensarlo.

    Si tenés cuenta en gtalk o msn pasámela y hablamos. Te puedo contar la vez que engañé a un jurado, fue una de mis grandes tretas (si entendés eso, sos mi ídolo).

    ReplyDelete
  7. A veces no sentimos tan pequeños respecto al mundo que andamos buscando a aquellas personas que se encuentran igual que nosotros...es tan dificil dar con ellas, que a veces solo por casualidad tienes la respuesta.
    El mundo esta lleno de buenas y malas personas pero no podemos ir analizandolas una por una...asi que lo normal es que topemos con una que no lo sea y aprendamos de nuestros errores :)

    ReplyDelete
  8. Me dejáste atónita con el final cruel... ojalá se pudiera vivir integramente de lo que a uno le apasiona aunque inclusive te llamen loco, trastornado o paciente psiquiátrico. Lamentablemente el mundo te da tan pocas oportunidades, o quizás tan pocas esperanzas que uno termina inclinándose para el lado contrario de la balanza; y hay hasta personas que se cuelgan hasta de las cadenas.
    Es dificil encontrar, por otra parte, una horma de zapato a medida. En mi corta vida, conocí ya varias "gentes", personas muy pocas. Y continuamente, redescubro a quienes no conocía como creí. Somos seres sociales, pero la sociedad si puede te mata y te entierra. Y podría seguir interminablemente con el razonamiento, pero hay sol y se me hace tarde. Un besote grande!!

    ReplyDelete
  9. Órale! qué fuerte... tiene razón, lo que no representa un esfuerzo conduce inevitablemente a la haraganería...

    ReplyDelete