Tuesday, 30 January 2007

Steps

Porque cuando algo termina se termina porque alguien asi lo decide, y porque cuando algo termina se termina porque otro alguien decide hacer nada, porque se deja de intentar, porque se pierden las ganas, porque se sufrio demasiado y porque el dolor sentido es suficiente como para haber notado el tope de la cantidad que nuestro ser pensante es posible de soportar. Se sufre.

Porque cuando algo se termina, uno se dedica a autodestruirse en las vueltas de lo que solemos llamar "me equivoque", y porque cuando esa autrodestruccion se termina uno se dedica de lleno a lo que yo llamo "fue error del otro". Se sufre.

Porque cuando todo termina... nadie deja nada de lado, nadie tiene fuerzas para pensar en que no vale la pena repartir culpas, en que lo unico valedero seria mirar adelante, mejorar, si... mejorar, y no, nadie se atreve, y que?... Se sufre.


3 comments:

  1. Viejo amigo, ¿dónde demonios te metiste? Hace meses que te estoy buscando y no sabía nada de vos hasta que por fin, gracias a Google y algunas búsquedas extrañas, pude encontrar esto que parece ser tuyo.

    ¡Hace ya casi un año que no te encuentro! No sé si te habrás enojado por algo (?) o qué pero espero recibir noticias tuyas dentro de poco.

    Aunque no lo creas, el "degeneradis" extraña un poco las viejas conversaciones con vos.

    Espero que estés bien. Como sea, felices 23 años. Nos vemos!

    ReplyDelete
  2. Hay una canción de Serrano, que relata paso a paso, una despedida (la posteé más abajo, con introducción y todo, si tenés ganas de sufrir un rato, leela, y si no, no)... La cagada es que sólo lo hace desde la perspectiva romanticona... Anyway...
    Todas las despedidas duelen, muchos las vivimos como fracasos, como cosas que no pudimos resolver.
    Quizás las "amorosas" duelan un tanto más, porque es un proyecto archi mega ultra hiper personal, porque ponemos todo, porque damos y esperamos recibir eso mismo.
    Las despedidas apestan...
    Sería más sencillo, no despedirse...
    Tener la diplomacia suficiente para, simplemente, dar vuelta la página...
    Las despedidas hacen que te acuerdes de todo lo bueno y que olvides todo lo que te llevó a decir 'basta'...
    Las despedidas te obligan a mentirte, a mentirte para consolarte, a mentirte para dejar la conciencia tranquila...
    Lo triste es que a veces terminás creyendo tus propias mentiras...
    Mentís diciendo: 'Nadie te va a querer como yo te quise...'.
    Cuando en realidad querés decir: 'Tengo miedo de no poder querer a nadie como te quise a vos' o, peor aun, 'Tengo miedo de no volver a sentirme querida...'.
    El no aceptar el fracaso, el lavar las culpas, te hace mentir más todavía...
    Te hace decir: 'Ojalá nunca te hubiera conocido', 'Sos lo peor que me pasó en la vida', 'Hay algo mejor para mí en algún lugar'.
    Creyendo que lastimando, te va a doler menos...
    Pero bueno, es más fácil que reconocer que en algún momento valió la pena, que en algún momento te hizo feliz...
    Duele menos odiar, que sufrir... Por eso, cultivar el odio siempre va a ser más sencillo...



    Instrucciones para salvar el odio eternamente (Ismael Serrano)

    "La mayor parte de las canciones de amor están llenas de mentiras, no todas, yo trato de ser honesto. Pero, por lo general, se suele decir lo que ella quiere escuchar; para seducirla o yo que sé, claro que ella no siempre está por la labor de creérselas, pero, ¿quién no ha mentido alguna vez, verdad?. Muchas despedidas están llenas de promesas vanas, yo estoy seguro que en alguna de ellas vosotros habéis mentido, qué sé yo, no pasa nada, estamos entre amigos, ningún rollo. Quien no haya mentido, quien esté libre de culpa que tire la primera piedra, pero que no tire a dar. Si, porque las despedidas tienen un protocolo que hace necesario mentir, para no sentirse culpable o responsable del fracaso que supone que el amor se acabe. ¿Sabéis qué es lo peor del amor cuando se acaba? Que se acaba. Y aun así nosotros intentamos eludir la culpa, y mentimos, y seguimos mintiendo y somos capaces de ir más allá, y decimos: 'No te preocupes, joder, si yo, yo estaré bien, yo lo que quiero, lo que siempre he querido es que tu seas feliz, y además el tío con el que te vas, es un tío de puta madre'... Y bueno, tú y yo sabemos que no es cierto... ¡Joder, macho! Que no van a durar ni, ni, ni dos meses, y menos con el caracter que tiene ella. Pero aun así decimos que es un tío que te cagas, o un buen hombre, que también jode lo suyo, porque no se sabe lo que estáis diciendo, ¿buen hombre?, no digáis nunca de mí que soy un buen hombre, por favor, di q soy un troncazo, enrollado... Pero un buen hombre, no. Y nos estaremos preguntando si lo llevará a los mismos sitios a los que te llevaba a ti, si se dirán las mismas mentiras, si se enfadarán por las mismas cosas, y lo que es peor, si se reconciliarán de la misma forma... Y te devanas los sesos preguntando que pasará y que ocurrirá, en fin... Pero ya está bien... Si ella se va, cultivemos el odio, declaremos la guerra, porque no sé, quizás nos sintamos mejor aunque, aunque yo creo que no, yo creo que como todas las canciones de amor, ésta también está llena de mentiras, cuando decimos: 'Si ella se va...', lo que queremos decir es que si se va, que no sea muy lejos ni por mucho tiempo."



    Si ella se va, no la perdones.
    Si te deja, cultiva bien tu odio.
    Nunca seas generoso en olvido, si ella se va.
    Si te deja, no digas adiós
    o "Qué vamos a hacerle", no pidas perdón.
    No repases vuestras fotos
    y, mirándole a los ojos,
    regálale eterno tu odio.

    Si ella se va, no trates nunca de entenderla.
    Maldice sus pasos.
    Nunca creas sus despedidas, sus promesas, su explicación.
    Y provoca llanto y dolor,
    que queme su conciencia como el sol,
    que el adiós le corte como una cuchilla.
    No te confundas: ella, es la asesina.

    Porque cuando ella se va
    alguien la esperará en la esquina.
    En otros brazos, reirá con otras mentiras,
    dirá "Te amo, cuánto tiempo te he estado esperando".
    Y te olvidará, todo habrá muerto,
    y aquel otoño nunca habrá sido vuestro.
    Para qué mentir, que ella se lleve,
    aunque dure poco, tu odio para siempre.

    ReplyDelete
  3. "Decir: Yo he conocido, es decir: Algo ha muerto."

    ReplyDelete